“Tiempo de fauves” de Mademoiselle Chocolat

· A M S T E R D A M ·

Noviembre 2014

Al cierre del mercado llegan los primeros pájaros gigantes.
No conozco la especie pero me sorprende su tamaño y la agresividad con la que
desgarran los trozos de pescado que ensucian el asfalto.
Es fácil morir aplastado por un tranvía o caer de la bici a cámara lenta. El viento te pone la zancadilla y el frío te sepulta.
A veces no puedo dormir.

Diciembre 2014

El Red Light District (Barrio Rojo) es la zona más erótica y sexual de la ciudad.
24/7, callejones, códigos de luz, vitrinas y clientes.

Enero 2015

El chaval canadiense dijo que Priscila era un nombre de anciana, yo en cambio pensé que podría ser perfectamente el de una actriz porno y una de las buenas.
Priscila es el nombre de su abuela.

Febrero 2015

La siguiente vez que le vi fue en una cena.
Él preparó un guacamole delicioso, le gusta el acento mejicano.

Marzo 2015

De Nieuwe Anita es un bareto que podría ser el salón de una anciana de ochenta años. Siempre hay música en directo, monólogos en holandés que deben de ser muy divertidos, buena cerveza y exposiciones.

En uno de estos conciertos un chaval derrochaba olor de ropa recién lavada, no pude evitar acercarme a olfatear su camiseta.
Era un argentino callado, trabajaba en un hotel y había traído su máquina de coser con él.

Murcia, Abril 2015

Nos sentamos en la cafetería, hacía tiempo que no sentía un aire tan cálido y familiar.
Qué placer.
Empezamos con un café al que le siguieron un par de quintos.
Llegó un chico a la mesa de al lado.
No se cuántos metros nos separaban pero conseguía afectarme físicamente.
No podía gestionar tanta belleza.

Mayo 2015

Amsterdam es sensorial, sexy y gris.
A pesar de la ausencia de sol, consigue despertar y activar lo que tengas dormido, tiene ese poder.
En esta ciudad descubro que algunos de los personajes que llevaba dibujando y pintando durante años me representan.

Junio 2015

· Tiempo de fauves ·
Somos seres con deseos; fieras, depredadores.
No importa cuánto avance la tecnología, ni cuantos ciborgs puedan bailar, siempre eres y serás una criatura de caverna.
El sexo es el origen de nuestra existencia.

Victoria Soto Madrid // Mademoiselle Chocolat

 

La obra de Mademoiselle Chocolat transmite la variedad y complejidad de las emociones humanas a través de vibrantes colores y trazos simples. Su trabajo es evocador, a veces abiertamente sexual, otras sutil y sugestivo.
Los escenarios son emblemáticos de la gran ambición de la condición moderna que vivimos. Sus personajes se debaten entre el deseo de tener todo a su alcance, y una insatisfacción eterna. Se sienten atrapados por la tristeza y la apatía.
Los ojos quieren llegar más lejos.

Lucas Brailsford

 

 

 

Comparte!