Mezek, por Francisco Giménez Gracia

Con guión de Yann y dibujos de Juillard, Mezek narra una encrucijada, un kairós fundacional de la historia del siglo XX: los primeros momentos del nacimiento del Estado de Israel. En 1948 el Tsahal (así se autodenomina el ejército de Israel) no cuenta más que con seis o siete aviones desvencijados montados a partir de piezas sueltas traídas de contrabando de los desaguaces de la recién terminada Guerra Mundial, y con tres jóvenes pilotos nacidos en suelo hebreo. Por ese motivo, moviliza a voluntarios judíos idealistas provenientes de todo el mundo y también a mercenarios de orígenes oscuros.

Entre ellos surgen historias cargadas de pasión política y enervadas por una pulsión erótica afilada por la presencia de la guerra y la cercanía de la muerte.
El dibujo es claro, preciso y con sabor antiguo, y la historia que protagoniza Björn, uno de esos mercenarios llegados de Suecia, sabrá engatusar a todos los aficionados a los buenos tebeos de aventuras, tanto por lo que tiene de épico, como por la sensualidad sabia con que Yann dibuja los cuerpos desnudos. De verdad, de no perdérselo.

Texto de Francisco Giménez Gracia

Comparte!


Deja un comentario