MÁRGENES por Lor San Lop

Un mismo espacio no siempre es único. Depende de las miradas que le otorgemos, las perspectivas y los intentos de hacerlo nuestro. Según Lorena Sánchez: “Partiendo de la premisa de la decadencia las ciudades en cuanto a carácter, de cómo el todo es la nada, y nos dedicamos a definirla a pies juntillas como hemos aprendido. Dicen que las ciudades son como libros escritos para ser leídas con las plantas de los pies pero, es al pensar en cuáles son las diferentes formas de vivir una ciudad, de recorrerla, observarla, sentirla, cuando surge esta nueva perspectiva del concepto de la misma.
Acostumbrados a dirigir la vista hacia un objeto, hacia el frente o el suelo mientras caminamos; mirar a nuestro alrededor obviando una de las dimensiones más bellas; aquella que nos sobrecoge sobre nuestras cabezas. Una parte de la realidad de la ciudad que nos perdemos al no caminar en esa disposición.
La dimensión vertical y afilada sobre fachadas y esquinas. Una visión alejada de lo distante. Un nuevo concepto espacial y temporal”.

Así inicia su descripción de Márgenes, exposición de  fotografía que podemos visitar hasta el 25 de abril en La oveja negra.

Una selección de 11 instantáneas de la ciudad de Murcia donde tocar y sentir la ciudad. Donde conocerla mejor a través de la propuesta de, “cambiar la orientación en la dirección y sentido de la mirada”.
Lorena, arquitecta por vocación, nos ofrece en sus imágenes nuevas percepciones enfocadas a la verticalidad y al diálogo entre los propios elementos y el transeúnte. Una apuesta valiente, retomar de nuevo el vínculo entre la arquitectura y la imagen que esta proyecta.

Una evocación arquitéctonica que su autora define de la siguiente manera: “El término ‘MÁRGENES’ alude a las orillas de las calles, donde comienzan esos extremos que llegan a pasar desapercibidos para el ciudadano más que para el visitante, como bordes en blanco sin escribir, perfilar o dibujar.
Con esto pretendo recuperar la esencia obviada y devolver el carácter que poco a poco perdemos o hacemos perder de las ciudades que habitamos. Murcia, ciudad exquisita donde las haya, nos da la oportunidad de recorrerla en un suspiro que, a través de este concepto del caminar, nos dibuja una nueva manera de verla“.

Comparte!


Deja un comentario