Juan Gyenes y Picasso

En el Centro Cultural Las Claras de Murcia podemos visitar desde el pasado viernes, la exposición fotográfica ,“Juan Gyenes: Picasso ¡Fuego eterno!”, una colección de 45 imágenes del fotógrafo hispano-húngaro sobre la vida cotidiana del pintor malagueño y su entorno familiar.

La muestra, organizada por la Fundación Cajamurcia, llega a Murcia coincidiendo con la conmemoración del 40 aniversario de la muerte de Picasso tras ser expuesta en el Museo Casa Natal del pintor, que ha cedido las obras.El recorrido se articula a través de cuatro secciones, que repasan los tres encuentros entre Picasso y Gyenes, entre los años 1954 y 1961, así como el interés posterior del fotógrafo por el pintor.

La muestra refleja la relación entre ambos artistas a través de una selección de fotografías del legado Gyenes que la Fundación Picasso adquirió en 1995.
De las 309 imágenes que componen esta colección, se han elegido 45 positivadas por el propio fotógrafo y firmadas sobre el papel.
A ellas se añaden otras piezas aportadas por Irenka Gyenes, hija del fotógrafo, como dos cerámicas y un dibujo que Picasso le regaló a su padre, algunas de las más condecoraciones que Gyenes recibió por su trayectoria profesional, su violín y su álbum de fotografías dedicadas, abierto por la página en la que Picasso testimonia su amistad.

Muchas de las imágenes son conocidas por el gran público, pero hay una gran seleción de instántaneas donde poder recorrer los espacios del artista y su mundo más pequeño. Su taller y sus momentos cotidiános.
Gyenes fue uno de los afortunados que visitaron a Picasso durante sus retiros en la Costa Azul francesa. Esta exposición da buena cuenta de una de las visitas más fructíferas desde el punto de vista gráfico: la ya famosa fiesta de celebración del 80 cumpleaños del pintor, en Vallauris, donde se dieron cita amigos tan populares como el actor Paco Rabal, Antonio el bailarín o el torero Luis Miguel Dominguín.

La figura de un hombre que arrastra con su personalidad, con su energía y con su capacidad de trabajo. Un mundo intimo y todavía desconocido como las últimas imágenes de la exposción donde Gyenes nos presenta a una derrotada Jacqueline por la ausencia de su marido. La ternura de su mirada y la devoción y el cariño que aquellos que le rodeaban le profesaban.

 

Se puede visitar hasta el próximo 16 de junio.

Comparte!


Deja un comentario