Carlos Ortuño. Nepal e India

Conocí sus imágenes antes que a él. Me hablaron de sus fotografías y de su forma de ver las cosas. Aposté por él sin dudarlo y fue uno de los primeros artículos de este portal. Con el tiempo Carlos me ha aportado mucho como persona, por su forma de concebir la fotografía y una forma muy personal de concebir la relación con las personas. Ha fusionado en una sola idea esos dos conceptos, las personas y sus imágenes, el respeto y el cariño. En esta serie realizada el pasado mes de noviembre en un intenso viaje por Nepal y distintas zonas de la India, la filosofía de trabajo de Carlos Ortuño ha dado unos frutos fantásticos.

Su forma pausada de ver la cosas, esa sinceridad consigo mismo y el respeto por todo lo que le rodea, nos ha proporcionado una colección de imágenes, donde la persona es la protagonista, sin exagerados niveles de exotismo, sin segundas intenciones.
Cada vez que realiza una fotografía, Carlos antes de nada, habla con la persona a la que retrata, se presenta, charla con ella y le cuenta sus intenciones. Después sin prisas y con la sensibilidad que le caracteriza realiza sus fotografías y las comporte con todos. Tras estos encuentros pide las direcciones de todas las personas que por el camino ha retratado, para, a la vuelta y con una tenacidad increible, mandarles una copia a cada una de ellas. Por increible que pueda parecer.

Repasando las imágenes junto a él, te cuenta con detalle donde encontro a estos niños, el nombre de aquella niña, el recuerdo de los ojos de una mujer bellísima, las intensas miradas de unos hombres perdidos. E incluso se emociona, revive las experiencias y las comparte. Nos cuenta a través de su objetivo como son estos lugares, el día a día y las gentes que los alimentan. Sin dramatismos, con objetividad, no busca el impacto de la imagen o el reclamo socorrido de lo exótico, la pobreza o la dureza de una vidas en mucha ocasiones extremas.

Ha viajado por las principales ciudades de Nepal y algunas de las más importantes de India, como la desgarradora Benarés, o lugares míticos como Agra o Jaipur. En todos ha encontrado sus propias lecturas y multitud de personas que le han aportado mucho a su intensa vida interior.

Es un viaje que vale la pena hacer sin prisas, compartiendo la calma de su autor. El recorrido de un hombre tranquilo por lugares de profunda vitalidad, de grandes contrastes y rica cultura. Escenarios de optimismo, dureza y grandes sensaciones.

NEPAL E INDIA por CARLOS ORTUÑO from EspacioPático on Vimeo.

 

 

Mamen Navarrete

Comparte!


3 comentarios

  1. pamela wrote:

    La verdad quede admirada por la realizacion de estas fotografias , van mas alla de una imagen demuestran la relidad y sobre todo la sensibilidad y el amor con que estan hechas.

    • Estoy contento por estas palabras,pues muestran el amor con que también se miraron las imágenes.Ojalá pronto me encuentre con quien las escribe para conocerle.Hasta ese momento entonces,Pamela.

Deja un comentario