Lorena García Mateu. REFLEJOS

 Lorena García Mateu (Valencia, 1983) es una joven pintora de vocación temprana, residente en la ciudad de Valencia en la que también se encuentra su estudio. Tras estudiar la carrera de Bellas Artes en la Facultad de San Carlos de Valencia en 2006, toma la decisión de ampliar su formación con el Máster de Producción Artística de la misma Facultad.

Se considera pintora, más que artista, siendo la pintura la que recoge prácticamente toda su atención. Ella misma lo cuenta a Espacio Pático: “Cuando trabajo, el color se impone a la forma, la paleta es la que crea las series. Normalmente, mi forma de trabajar es por colecciones o, llevando a cabo una continuación de pinturas que hablan de lo mismo, pero que a su vez hablan de las pinturas pasadas y de las que tengo todavía por hacer. Quiero decir con esto que no hago una ruptura en la temática ni en el lenguaje pictórico que utilizo, sino que lo entiendo como una continuación, que no evolución, del propio trabajo. Entiendo, comprendo el acto de pintar como un ahondar en lo mismo desde varios puntos de vista y en distintos momentos vitales. De esta forma, las pinturas van modificándose y adoptando nuevos elementos en su lenguaje, en función de la propia transformación interior de uno mismo”.

En los inicios de su trabajo el rostro humano ha sido lo que ha protagonizado la totalidad de sus lienzos, casi sin dejar vacíos donde situarlos espacialmente; a lo largo del tiempo ha ido añadiendo componentes visuales de otras naturalezas, y el rostro se ha ido empequeñeciendo en el cuadro. Lorena lo describe:  “He pasado de representar rostros frontales de mirada fija al espectador, a encarnar fragmentos de rostros en escenas donde conviven con un entorno de múltiples figuras; llegando a cubrir las caras con manchas que evocan fluidos o a girar completamente las cabezas mostrando únicamente el cabello. Y este es el punto que me ocupa en este momento. Del por qué no lo sé… muchas veces sólo puedes reflexionar hacia donde te ha llevado la intuición y el trabajo pero no sabe cuál es la respuesta final”.

Una de las cosas que me preguntan reiteradamente es el por qué únicamente trabajo sobre fisionomía femenina, y no masculina. Siempre afirmo lo mismo, no me interesa el retrato como tal, ni la identidad individual para mi trabajo; sino la representación anónima de la naturaleza femenina sin otro objeto que hablar de la experiencia propia como mujer y como ser humano. No descarto, levantarme un día y abordar el retrato anónimo masculino, por qué no … La unión a la naturaleza con la evocación de la femineidad, a sus formas de funcionamiento y reproducción es donde me está llevando el trabajo actual. El volver al origen, a lo que somos y a donde estaremos; una búsqueda en la que todos los sentidos llevan a hacia lo natural.

Estos últimos trabajos pueden verse a partir de hoy viernes 19 de Octubre y hasta el 19 de Noviembre, en la exposición “Reflejos” en la Galeria O + O (Valencia), que dirige Enriqueta Hueso, junto con obras de tres artistas más como son Paco Sancho, Luis González y Julián Ortiz.

En estas pinturas Lorena presenta un acercamiento de la mujer a la naturaleza, a sus orígenes y a lo esencial. Una lucha contra la máscara de rímel, pintalabios y maquillaje que forman la máscara que la sociedad nos obliga a llevar. La vinculación de la mujer a la naturaleza se lleva a cabo se una forma surrealista y poética, donde árboles, flores o frutas rodean y se superponen al rostro de las protagonistas protegiéndolas. Estos elementos naturales se entrelazan y enredan con algunos de los elementos simbólicos de la feminidad como es el cabello. Pasando a formar un que rompe con las estipulaciones y modas sociales sobre el aspecto de la mujer.

Lienzos surrealistas que guardan un mensaje oculto de búsqueda interior sobre nuestra identidad y nuestra naturaleza.

Comparte!


One Comment

  1. Mari Durá wrote:

    Enhorabuena Lorena!! me encantan

Deja un comentario