Marina Stendhal

 

No se si es la necesidad, la ensoñación, el vértigo, los tiempos, las ganas, la ilusión, pero cuando me he encontrado frente a las fotos de Marina Stendhal he sentido un estímulo especial y muchas ganas de contarlo. Con su rabiosa juventud y su indudable talento, Marina  proyecta imágenes y mundos como si construyese un guión. Una de esas películas de planos amplios, detalles pequeños, silencios. Cine independiente, historias sin final cargadas de misterio. Una cartagenera con altas dosis de instrospección.
Marina finalizó en diciembre sus estudios de fotografía en la Escuela de Arte de Murcia, tiene todo un camino por recorrer. 

Su más reciente proyecto se llama “La República Mágica“, estas fotografías son el origen de un gran viaje y su primer contacto con la mayoría de edad.
Así lo describe ella: “es la crónica de una despedida, o la despedida más grande del mundo. Dije adiós a todo lo que había conocido hasta entonces para vivir en un barco oxidado. Esperé a la mayoría de edad sentada en un acuario y cuando llegó, fue  tan fuerte la luz que lo que quedaba al otro lado del océano ardió en una hoguera de la memoria.El regreso fue casi tan inesperado como la ida, me encontré con un desierto ostentoso de tierra y polvo y una línea de horizonte difusa, como si hablásemos de un sueño”.

 

Exige libertad, no ceñirse a ninguna disciplina, experimentar. Le otorga a su fotografía un uso terapeútico, una forma de comunicarse, de contar como se desarrolla como persona, como crece y se enfrenta a los grandes acontecimientos de su vida.

Sus referentes, su  inspiración más directa en este momento es el trabajo de autoras como Sally Mann o Elina Brotherus,  ella las describe como: “ fotógrafas de su propio hogar y con mucha sensibilidad hacen público lo privado”.

 

 

 

 

El año pasado fue becada por El Invernadero, proyecto formativo y tutorial para los jóvenes talentos de la fotografía.
Todo su entorno son sus recursos fotográficos, una visión enigmática y pausada.

 

 

 

Mamen Navarrete

Comparte!


Deja un comentario