Vidas Minadas. Gervasio Sánchez

Desde anoche en la ciudad de Murcia podemos visitar la exposición de fotografía, Vidas Minadas de Gervasio Sánchez, en el Museo Hidráulico Molinos del Río. Unas imágenes que muchos ya conocemos, unas fotografías con premios, mucha difusión y larga trayectoria expositiva. Un contenido sobradamente interesante, un trabajo de fotoperiodismo largo e incomparable. Y que todavía hoy, continúa.  Un esfuerzo por argumentar la vida, sus matices, lo muy malo y lo muy bueno de ella.


Enfrentarse a ellas, cara a cara, es un acto de valentía, no es un paseo estético, es un sentido de concienciación, hay que verlas y sentirlas detenidamente. Son historias dramáticas pero bellas, enfrentadas a la paradoja de lo que nunca debió ocurrir y la lucha por olvidarlo pronto. Y tienen nombre: Adis Smajic de Sarajevo, Fanar Zkri de Kurdistán Iraquí, Sofía Elface Funo de Mozambique, Manuel Orellana de El Salvador, Mónica Paola Ojeda de Colombia, son sus vidas destrozadas pero cargadas de esperanza.

“Vidas minadas” es un proyecto fotográfico de sensibilización que realiza el fotoperiodista Gervasio Sánchez desde 1995 con el apoyo de Intermón Oxfam, Manos Unidas y Médicos sin Fronteras, tres de las más de 1.400 organizaciones que en 90 países trabajan en la erradicación o en la asistencia de las víctimas de las minas. El esfuerzo de estas entidades fue recompensado en 1997 con el Premio Nobel de la Paz. La principal colaboradora es la compañía DKV Seguros, muy implicada en labores sociales y asistenciales.
Se trata de la continuación de un proyecto fotográfico presentado en 1997 que documentaba el calvario de las víctimas de las minas antipersona en países como Bosnia, Mozambique, Camboya, El Salvador, Irak, Angola, Afganistán, Nicaragua o Colombia. Gervasio Sánchez periodista y fotógrafo ha obtenido entre otros premios el Premio Internacional de Periodismo Rey de España en 2009, Premio Ortega y Gasset de Periodismo 2008 y el Premio Nacional de Fotografía en 2009.

 

 

El fotógrafo, con más de 25 años dedicados a la cobertura de guerras y conflictos desde una vertiente de radical solidaridad con las víctimas, explica cómo entiende su trabajo a través de lo que parece una paradoja: “En las guerras, el menor problema son los muertos; los principales son los que afrontan los supervivientes, cómo se defienden y luchan por la superación y la dignidad”, afirma.

 

 

La noche de la inauguración las salas de esta brillante exposición, estaban vacías. Desde Espacio Pático animamos a todos a realizar un pequeño recorrido por las vidas truncadas de los más sencillos. Y por el mágnifico trabajo y esfuerzo de su autor.  Hasta el 31 de Marzo.

 

 

Comparte!


3 comentarios

  1. Carmen wrote:

    Buenas tardes y gracias por difundir la exposición en vuestra web. La tarde de inauguración las salas no estaban vacías, vino gente a ver la muestra. Y espero que sigan viniendo muchas más personas.

  2. cea wrote:

    Imprescindible.

Deja un comentario