“Polis, política, policía”

1. Hay un vínculo esencial (o sea, muy explicativo) entre ciudad, política y policía. La vida es la mediación y la clave de dicho vínculo.

1. 1. Es posible iluminar las más benignas y las más terroríficas manifestaciones de la política occidental, cuanto menos desde el Barroco hasta hoy, por referencia a dicho vínculo. Igual puede hacerse con la ciudad occidental.

2. Toda política conlleva ordenar un espacio; todo espacio implica decisiones políticas; todo viviente es espacial; todo espacio es vital.

2. 1. La planificación del espacio es una ordenación/producción de la vida. El urbanismo es una biopolítica.

2. 2. Por lo anterior, el urbanismo es un índice y un factor policial, una oikonomía. Ello significa que es un índice y un factor de orden, de racionalidad, de inmunización, de gobierno, de evacuación de lo político.

3. La trama urbana sostiene el ser humano. La ciudad es el espacio privilegiado de/para la ontogénesis humana.

3. 1. Sin subestimar lo que aporta esa teología postmoderna en que se ha convertido la genética, qué sea lo humano es algo abierto y susceptible, in progress. Lo humano es terreno de transformación, de prótesis, de hibridación, de experimentación –también a nivel genético.

3. 1. 1. Que el ser humano es un umbral, un estado de excepción, remite a una cronología y una topografía.

3. 1. 1. 1. El ser humano es el resultado de, diacrónicamente, un pasado y un futuro presentes; sincrónicamente, de un entorno. Historia y ciudad son los factores de lo humano. Tiempo y espacio, historia y ciudad no nos son disponibles, nos disponen; no se dejan moldear, nos moldean.

3. 2. La identidad individual es una pose, un rol, una expectativa, un gesto. Yo (me) escenifico. Yo (me) aparezco. Yo (me) muestro. En el espacio escénico que es la ciudad.

3. 2. 1. El espacio urbano determina rasgos y regímenes de humanidad.

3. 2. 2. La ciudad, la biopolítica que es el urbanismo, determina conductas y expectativas, abre horizontes y cierra otros.

3. 2. 3. La biopolítica que es el urbanismo sostiene el recuerdo y dicta qué debe recordarse y qué olvidarse. La identidad se nutre del recuerdo.

4. La política es inmune a juicios (éticos o estéticos) porque crea su medida, su criterio, su objeto y su sujeto. El gobierno sin embargo no es inmune; debe ser enjuiciado política, ética, estéticamente. El urbanismo es una policía, un gobierno; hay que juzgarlo.

4. 1. Subyace un ingenuo idealismo ético y estético tras la diseminación de obras de arte por la ciudad. También aquí se manifiesta la acción biopolítica en que consiste el urbanismo. Jacques Rancière ha sostenido que ello refleja la utopía de una comunidad liberada de la ley y de la opresión; una comunidad ética superpuesta a la política; el testimonio de un reino de los fines.

4. 2. La biopolítica que es el urbanismo viene subestimando los sentidos del olfato, el gusto, el tacto, el oído; todo lo hace por y para la vista, el más aséptico y pasivo de los sentidos. El reto es un urbanismo que comprometa el tocar(se), el oír(se), el oler(se), el saborear(se), no solo el ver(se). Hay una saturación de la imagen bella, de la disciplina del ver.

4. 3. La policía biopolítica que es el urbanismo también se presta a un juicio en términos de clase. La determinación de regímenes de humanidad no es uniforme ni azarosa ni inocente.

4. 3. 1. Ejemplos de lo anterior son la extensión de la cultura de members only, de sólo VIP’s., de privates residences…

4. 3. 2. Los espacios comunes gratuitos no protegen del contacto. Los pobres ostentan déficit de inmunidad.

4. 3. 4. La dimensión biopolítica del urbanismo implica hacer de una realidad apolítica (la vida) una realidad política. La ciudad deviene organismo. Se extiende. Amplía sus límites, crece. Las fronteras son lugares singulares, estados de excepción, umbrales, laboratorios de metamorfosis permanente. Allí llegan menos regularmente los agentes de policía. Pero más soberana y contundentemente; cuando llegan es para extirpar.

 

Texto: Alfonso Galindo. Profesor de filosofía en la Universidad de Murcia.

Comparte!


Deja un comentario