Estrellas fugaces. Un paseo por Gulu, Uganda.

La fotografía se ha convertido en un vehículo poderoso de transmisión de todo tipo de emociones, desde sus inicios ha conseguido que los que sentimos pasión por ella disfrutemos al máximo con su múltiples y ricas posibilidades, con su enorme poder de comunicación. Si esto se une al valor añadido del talento de una fotógrafa con carisma, con un trabajo solidario y comprometido, y a la sencillez y el cariño de un proyecto ejemplar, tenemos un resultado brillante. La autora de estas imágenes es Rosario Pagán Massotti,  murciana y Sicottica.  Estrellas fugaces es el documento gráfico de su paseo por Gulu (Uganda).

 

 

 

Nadie como ella para describir su experencia emocional:  ”Mi paseo por Gulu tiene muchos y muy coloridos matices. Me levanto pensando si hoy seré capaz de enfrentarme a la cruda realidad, sabiendo que es la rutina diaria de demasiados millones de personas. Salgo a la calle, una calle sin asfaltar con ese tono rojizo que te queda pegado a los pies. En mi paseo encuentro gente, pero no es gente común, es gente que camina, alguna sin rumbo y otra con un rumbo esperanzador. Predominan los niños y predominan sus risas, esas risas que no puedes dejar de escuchar una vez que has viajado a Gulu y que muchos días, ya en España, te gustaría tenerlas grabadas para escucharlas cuando, erróneamente, piensas que todo va mal.

 

Paseo entre las casas, esas chozas de adobe donde vive toda la familia con algún añadido, sorprendentemente sin piscina o aire acondicionado. Hago la compra en un mercado hecho de palos y cañas, en donde puedes encontrar desde unas sandalias de caucho hasta la piña más dulce, o al menos, la piña servida más dulcemente. Como en el mejor restaurante del mundo, y la comida no está hecha con nitrógeno líquido, se trata de una mazorca dorada a fuego lento en un cubo metálico y una cerveza Nile, que, aun estando caliente, supera con creces a cualquier caña madrileña. Paseando por la calle escucho música, esa música que llama a tus músculos, y de repente, sin que seas consciente de ello, tus pies se empiezan a mover y no puedes parar de bailar. Vuelvo al hotel en lo que podría ser un taxi pero aquí se llama voda y es una moto dispuesta a llevarte a un lugar maravilloso.
Llega el final del paseo, la hora de mirar al cielo antes de irse a dormir, aunque así lo creamos, en mi opinión no compartimos el mismo cielo. Ellos se han quedado con todas las estrellas. Quizás las estrellas todavía no los han visto a ellos, pero ahí están, todas juntitas cual reunión de luciérnagas. Hay que irse a dormir y no tengo la sensación de sólo haber dado un paseo.
Tengo tantas sensaciones que no soy capaz de describirlas, pero hay una que siempre aparece en mis sueños. Es la sensación de saber que quizás, algún día, todas esas estrellas que permanecen sobre su cielo mirarán hacia Gulu y bajarán para acompañar a cada uno de sus habitantes. Ya no volverán a ser  “estrellas fugaces”, si no que permanecerán con ellos para siempre, cumpliendo todos y cada uno de sus sueños…”

 

Esta experiencia personal crece vinculada a la iniciativa de HYPOHEALS , una Asociación española sin ánimo de lucro, fundada por dos fotógrafos dedicados al reportaje social y fotoperiodismo; Borja Luque y Luís Arellano. Para ellos “La imagen es una increíble forma de expresión, que ponemos en manos de niños y jóvenes afectados por la guerra para que encuentren en la fotografía una manera de recuperarse psicológicamente, de tener voz en el mundo y de conseguir un futuro mejor”. Hace cinco años crearon una escuela de formación audiovisual en Gulu una de las zonas más atacadas por la LRA.
Entre 1986 y 2008, la población de Uganda ha sido víctima de una brutal guerra entre el gobierno y los rebeldes del Lord´s Resistance Army (LRA), quienes pretenden instaurar un gobierno basado en los diez mandamientos. Se estima que el LRA está compuesto en su 85% por niños soldado. Durante estos veinte años de guerra, cada noche, niños de entre 3 y 17 años , conocidos como caminantes nocturnos, recorrían más de 20 km. para pasar la noche juntos y estar a salvo de los secuestros del LRA. Esto es sólo un pequeño resumen de la vida de estos alumnos, algunos de ellos exniños soldado que fueron secuestrados por grupos armados y obligados a cometer crímenes aterradores.

Hypoheals expondrá proximamente en nuestra Región para que todos podamos conocer de primera mano este fantástico proyecto, colaborar y compartir el esfuerzo de este colectivo. Y de su empeño por conseguir a  través del  mundo audiovisual y su poder de comunicación,  llegar a la mayor cantidad de lugares posibles para sembrar oportunidades reales de futuro.

 

 

 

Comparte!


7 comentarios

  1. charo wrote:

    En nombre de todos los que formamos Hypoheals muchísimas gracias por interesaros por nuestro trabajo. Esto es lo que cada día nos da las fuerzas necesarias para seguir luchando….

  2. J wrote:

    Preciosas fotos.
    Miradas así nos piden que nos detengamos, y las “miremos” una y otra vez.

    Enhorabuena por las fotos y el texto.

  3. Gracias por tu regalo, las fotos junto a la narración han hecho de mi día de hoy un remanso de perfectas emociones. Es una historia de las que te dejan con la asiedad de querer saber más, de llegar hasta el final.
    Mis más sinceras felicitaciones.

  4. Nacho wrote:

    Esas miradas no ocultan nada ! cuando perdimos eso…las fotos , de verdad , estupendas,necesitamos mas.

  5. Leticia wrote:

    Hacía tiempo que no veía unas miradas con tanto brillo… Gracias por darme a conocer el trabajo de Hypoheals

  6. LAURA wrote:

    PRECIOSO SIN PALABRAS

Deja un comentario